Destinos 

Trujillo, cuna de descubridores

Ya importante en el Imperio Romano, el Descubrimiento de América le otorgó monumentalidad y fama universal.

  1. Explora
  2. Trujillo

La ciudad ofrece al visitante un amplio patrimonio y la posibilidad de palpar uno de los capítulos más emocionantes de la historia: la colonización de América.


Localización y Contacto:

Plaza Mayor s/n
10200 Trujillo , Cáceres (Extremadura)
  • Ya importante en el Imperio Romano, el Descubrimiento de América le otorgó monumentalidad y fama universal.

    Levantada sobre un batolito de piedra, Trujillo ya es conocida con el nombre de Turgalium en tiempos romanos, llegando a ser una prefectura tributaria de Augusta Emerita (Mérida). Tras los visigodos, llegaron los árabes que trajeron un periodo de esplendor durante el cuál la ciudad queda amurallada. A pesar de los intentos por parte de Alfonso VIII de recuperar la ciudad, no se consigue hasta 1232 con Fernando III. Trujillo vive su momento de mayor prosperidad en los siglos XV y XVI, cuando se inician muchas obras arquitectónicas tanto carácter religioso como civil. Es en estos años cuando la ciudad, fruto de las nuevas riquezas, se desarrolla y se extiende extramuros.
    



    Podrás perderte por las calles de la ciudad después de haber subido al Castillo, ubicado en la parte más alta y desde donde disfrutarás de unas increíbles vistas. Dentro del recinto encontrarás la ermita de San Pablo (s. XVI) y cuatro de las siete puertas que había originalmente, además de la Alberca y un aljibe hispano-musulmán. Desde este punto acércate a la Iglesia de Santiago, románica del siglo XII y reformada en el XVII, donde se conserva la talla del Cristo de las Aguas. Paseando llegarás  a su conocida Plaza Mayor, en pleno centro de la ciudad. De estilo renacentista, está rodeada de soportales y en ella se ubica la estatua ecuestre de Francisco Pizarro. Allí se reunían comerciantes y artesanos hasta que se levantaron durante el siglo XVI las casas de los linajes más importantes, como la Casa de la Cadena, la de los Orellana, o la de los Chaves-Cárdenas. También destaca el Palacio de la Conquista, cuya construcción comienza Hernando Pizarro, hermano del descubridor, y del que hay que destacar el balcón; el Palacio de los duques de San Carlos, el Palacio de Piedras Albas o el Palacio de los Carvajal-Vargas con su balcón esquinado y sus chimeneas. Cerca encontrarás la Iglesia de San Martín de Tours y la Iglesia de Santa María la Mayor. Ésta última es uno de los monumentos religiosos más importantes de la zona por su antigüedad, al conservar la Torre Julia que data del siglo XIII, y por su inconfundible arquitectura fruto de las reformas realizadas en los siglos XIV y XVI.
    



    Estos son algunos de los tesoros más destacados de esta noble ciudad. Entre unos y otros se esconden más rincones y leyendas que irás descubriendo. Al igual que descubrirás la hospitalidad de su gente, el mejor tesoro de Trujillo, junto con los placeres gastronómicos que ofrece (como el frite de cabrito, la moraga o la sopa de obispo) y un ambiente acogedor que te invitará a disfrutar más y mejor de todo.

  • Tipo:

    • Localidad

    Temática:

    • Destinos

    Público Objetivo:

    • Familias
    • Jóvenes
    • Solteros
    • Mayores
    • Niños
    • Parejas
    • Solteros

Galería:

Más sugerencias