Salud y bienestar 

Entre valles y sierras: El Salugral y Valle del Jerte

La naturaleza en Extremadura es siempre generosa. Los valles y sierras del norte se alternan formando un paraje único forrado de castaños, robles, olivos y, por supuesto, cerezos.

  1. Ven a Extremadura
  2. Entre valles y sierras

Los valles de Ambroz y del Jerte, dos tesoros naturales de Extremadura.

La naturaleza en Extremadura es siempre generosa. Los valles y sierras del norte se alternan formando un paraje único forrado de castaños, robles, olivos y, por supuesto, cerezos.

Si el Valle del Jerte es conocido por la belleza de sus cerezos en flor, el Valle de Ambroz con sus extensos bosques, intercalados con las amplias zonas adehesadas, constituye un poderoso reclamo para el visitante. A este excepcional escenario hay que añadir balnearios, piscinas naturales y rutas de senderismo que te invitamos a descubrir.

El Balneario de El Salugral, cuyos orígenes datan del año 1888, se encuentra en pleno Valle del Ambroz. Este enclave natural acoge a una gran variedad de especies arbóreas, ornitológicas, además de jardines y estanques, convirtiéndose en un lugar ideal de descanso en plena naturaleza. El Salugral es un entorno privilegiado que cuenta con uno de los balnearios más modernos y mejor dotados del territorio nacional.

Ven y recorre toda la longitud del río que da nombre a este valle, báñate en sus aguas termales, siente la naturaleza de este encantador paisaje extremeño.

De otro lado, en el corazón del Valle del Jerte, en el término municipal de Valdastillas se encuentra una finca en la que existe una surgencia de agua de reputada fama por sus fines terapéuticos y su gran riqueza mineromedicinal y, donde según referencias históricas, se situaba el lugar de reposo de los reyes godos conocida como Villa Gérticos. Se trata del Balneario Valle del Jerte

Un espacio que se ubica en un valle que te sorprenderá, no sólo porque sus aguas se convierten en salud sino por su belleza paisajística. Cuando las nieves empiezan a desaparecer de las cumbres, las laderas del Valle del Jerte se cubren con otro manto blanco. En primavera, más de un millón de cerezos abren sus flores inundando el valle, las riberas y las laderas de la sierra con sus fragancias. Y esas mismas flores son las que luego darán como fruto las más deliciosas cerezas.

Para festejar este espectáculo de la naturaleza, los vecinos del valle celebran cada año la Fiesta del Cerezo en Flor, considerada de Interés Turístico Nacional.

Para saber más y reservar estancias, visita www.elsalugral.com y www.balneariovalledeljerte.com

Galería:

Te puede interesar