Ocio 

Planes en familia

Desde actividades en la naturaleza a recreaciones históricas. Escapadas geniales con niños por Extremadura.

  1. Ven a Extremadura
  2. Planes en familia

Para los peques de casa

Desde actividades en la naturaleza a recreaciones históricas. Escapadas geniales con niños por Extremadura.

Móntate en la máquina del tiempo

Sí, como lo estás leyendo. Muchos pueblos y ciudades de Extremadura tienen una máquina del tiempo que ponen en marcha, al menos, una vez al año. No son simples fiestas de disfraces ni desfiles de vecinos con buenos propósitos y poco rigor histórico en sus indumentarias y representaciones. Todo lo contrario. Los extremeños se toman en serio las recreaciones históricas, en las que participan lugareños y visitantes de todas las edades.

Os presentamos algunas fiestas con mucha historia. La Albuera rememora en mayo una de las batallas más importantes de la Guerra de la Independencia (siglo XIX), que enfrentó a tropas españolas, inglesas y portuguesas con el Ejército francés. Emerita Lvdica (junio) revive la Mérida del Imperio Romano con luchas de gladiadores, tabernas y mercados de la época, talleres de juegos y juguetes romanos y teatro. Jerez de los Caballeros y Alburquerque regresan a la Edad Media con el Festival Templario (julio) y el Festival Medieval (agosto), respectivamente. La Boda Regia (agosto) en Valencia de Alcántara recuerda el enlace entre la Infanta Isabel, hija de los Reyes Católicos, y el monarca portugués Manuel El Afortunado, que tuvo lugar en este pueblo fronterizo en el siglo XV. También en agosto, cientos de vecinos de Zalamea de la Serena representan la obra ‘El alcalde de Zalamea’, de Calderón de la Barca. Y en septiembre Badajoz revive su fundación por los árabes, hace más de 1.000 años, con Almossassa, en la que no faltan cuentacuentos, teatro, cetrería, un mercado árabe y propuestas infantiles.

Alcalde de Zalamea

En Extremadura sí hay playa

¿Quién dijo que no tenemos playa y que no se puede navegar en nuestras aguas? 1.500 kilómetros de costa interior, algo único en Europa occidental. Más de 50 piscinas naturales, gargantas, playas fluviales y playas de embalse en lugares de gran belleza. La primera bandera azul concedida en España a una playa de interior (Orellana la Vieja). Cruceros turísticos en el Tajo (Parque Natural del Tajo Internacional), el Alagón y el Guadiana (Gran Lago de Alqueva). Escuelas náuticas que imparten cursos de vela y windsurf, competiciones nacionales de deportes acuáticos, barranquismo…

Extremadura no tiene nada que envidiar a destinos de ‘sol y playa’ y ofrece mil y una posibilidades refrescantes para toda la familia. Sierra de Gata, Las HurdesValle del Jerte, PlasenciaValle del Ambroz, La Vera y el Geoparque Villuercas Ibores Jara concentran la mayoría de las zonas de baño extremeñas. En Badajoz podemos darnos un chapuzón en lugares habilitados de La Siberia, La Serena, Vegas Altas del Guadiana, Mérida (embalse romano de Proserpina), La Codosera (río Gévora) y Cheles (Alqueva), entre otros. 

En este mapa del agua hay también un parque acuático en la ciudad de Badajoz, con todo lo necesario para combatir el calor y pasar un rato divertido: piscina de olas, toboganes, rápidos…

Piscina Casas del Monte

De fiesta en la naturaleza

Cualquier excusa es buena para salir al campo y maravillarse con los paisajes extremeños. El calendario está lleno de planes para todos los públicos que combinan rutas de senderismo, actividades infantiles, conciertos, espectáculos de animación, gastronomía y tradiciones. Una de las más representativas es la Fiesta del Cerezo en Flor del Valle del Jerte, de Interés Turístico Nacional, que cada primavera celebra la floración de más de un millón y medio de cerezos. Semanas después, esta comarca festeja la recolección de su fruto más valioso en La Cerecera (junio y julio), en la que los niños pueden vivir una experiencia sensacional: coger cerezas de los árboles con sus propias manos, guiados por los sabios consejos de los productores locales.

El otoño, con su paleta de ocres, marrones y amarillos, protagoniza numerosos eventos relacionados con la naturaleza, como el ‘Otoño Mágico’ en el Valle del Ambroz (Fiesta de Interés Turístico Nacional), ‘Geodisea’ en el Geoparque Villuercas, Ibores, Jara, ‘Échate a soñar - El otoño en Sierra de Gata’ y ‘La Otoñada’ en el Valle del Jerte, entre otras iniciativas que incluyen siempre programas para los más pequeños.

La perdición de los pajareros

Más de 330 especies de aves pueden verse en Extremadura durante todo el año; el 75% de su territorio está considerado Área Importante para las Aves de España; existen unas 70 Zonas Especiales de Protección de las Aves (ZEPA), muchas de ellas en núcleos urbanos, como Cáceres, Trujillo, Almendralejo y Zafra; la región ha sido pionera a nivel nacional en la creación de un Club Birding, que reúne a decenas de alojamientos rurales, guías de naturaleza, agencias de viajes y empresas especializadas en asesorar y organizar salidas al campo. 

Por estos motivos, Extremadura está considerada una referencia en el turismo ornitológico. Sus espacios naturales más emblemáticos, como el Parque Nacional de Monfragüe, reciben la visita de miles de pajareros nacionales e internacionales pertrechados con cámaras fotográficas, prismáticos y telescopios.

La región se ha especializado en organizar eventos que divulgan su riqueza ornitológica y promueven el respeto por el medio ambiente y el turismo sostenible. La Feria Internacional de Turismo Ornitológico (FIO) en Monfragüe (febrero), la Semana de la Cigüeña en Malpartida de Cáceres (abril), el Festival de las Aves ‘Ciudad de Cáceres’ (mayo), el Festival de los Vencejos en Alange (mayo) y el Festival de las Grullas de Navalvillar de Pela (diciembre), entre otros, programan talleres de dibujo, manualidades, espectáculos y rutas accesibles para todos.

FIO

De profesión, contar estrellas

El cielo de Extremadura es ideal para contemplar planetas y estrellas. La baja contaminación lumínica, el clima benigno, con un gran número de días despejados al año, la existencia de localizaciones espectaculares y la creciente implicación de instituciones y empresas para impulsar esta actividad hacen de la región un paraíso tanto para los expertos como para los intrépidos astronautas y astrónomos de casa.

Por toda la geografía extremeña es fácil encontrar lugares maravillosos para observar el cielo nocturno (Las Hurdes, Tajo Internacional, Valle del Jerte, Valle del Ambroz, Sierra de Gata, La Siberia, Sierra Suroeste, Campiña Sur, Tentudía…), pero merecen una mención aparte la Reserva de la Biosfera de Monfragüe y el Gran Lago de Alqueva, territorios que tienen el certificado de destino Starlight, que acredita unas condiciones idóneas para el astroturismo.

En Trujillo, los peques lo pasarán pipa en el planetario instalado en el Conventual de San Francisco, edificio histórico del siglo XVI. Es el planetario móvil más grande de España, con 12 metros de diámetro y un aforo de hasta 50 personas por sesión.

Aventura en el museo

Extremadura puede presumir de excelentes museos que explican la historia de la Humanidad y albergan valiosas colecciones de arte. Os damos dos sugerencias que incentivarán la curiosidad de los pequeños aventureros:

El Museo Nacional de Arte Romano de Mérida (MNAR), uno de los más visitados de la red estatal, reúne los hallazgos arqueológicos de Emerita Augusta y da una visión completa de los tiempos de Hispania. Sus fondos, riquísimos en calidad y cantidad, disponen de interesantes compilaciones de escultura, mosaicos y numismática. El MNAR organiza numerosas iniciativas infantiles, sobre todo, en periodos vacacionales.

En Malpartida de Cáceres se sitúa uno de los museos más originales de España: el Vostell Malpartida, inaugurado en 1976 por el artista alemán Wolf Vostell (1932-1998), cofundador del movimiento Fluxus y pionero del videoarte. Este enamorado de Extremadura ideó un museo perfectamente integrado en el bello paisaje de Los Barruecos, en el que los niños alucinarán con las obras de arte realizadas con automóviles, motos y televisores.

Museo Vostell

Galería: