Espacios naturales 

Un paraíso de agua dulce

Piscinas naturales, gargantas y playas de embalse en lugares de gran belleza, 1.500 km de costa para practicar deportes acuáticos y cruceros fluviales. Extremadura ofrece unas condiciones ideales para disfrutar del agua.

  1. Ven a Extremadura
  2. Un paraíso de agua dulce

NADAR Y NAVEGAR EN PAISAJES DE ENSUEÑO

Piscinas naturales, gargantas y playas de embalse en lugares de gran belleza, 1.500 km de costa para practicar deportes acuáticos y cruceros fluviales. Extremadura ofrece unas condiciones ideales para disfrutar del agua.

Nada mejor que las piscinas naturales, las playas fluviales y los embalses de Extremadura para refrescarse en plena naturaleza. Paisajes espectaculares, aguas cristalinas y zonas de baño acondicionadas donde puedes pasar un ‘día de playa’ perfecto.

Los 1.500 kilómetros de costa dulce extremeña, algo único en Europa occidental, permiten la práctica de deportes acuáticos como piragüismo, vela, windsurf, kitesurf, paddle surf, buceo y pesca deportiva, entre otras actividades. A esto se añade la posibilidad de hacer barranquismo, rafting y otros deportes de aventura en cursos de agua del norte de Cáceres.

Extremadura ha sido pionera, entre los destinos de interior, en recibir reconocimientos por la calidad y la oferta turística de sus zonas de baño. La playa de Orellana la Vieja, en el embalse de Orellana, logró en 2010 la primera bandera azul del interior de España, galardón que ha renovado año tras año. En 2018, también por primera vez en el país, obtuvo dos distintivos más: puerto deportivo con bandera azul y ‘sendero azul’.

La mayoría de las piscinas naturales, gargantas y playas fluviales extremeñas se localiza en el norte de la región, en lugares como el Valle del Jerte, La Vera, Sierra de Gata, Las Hurdes, Plasencia, Valle del Ambroz, Campo Arañuelo y el Geoparque Villuercas Ibores Jara.

Más al sur, la provincia de Badajoz concentra su oferta en las comarcas de La Serena, Vegas Altas del Guadiana y La Siberia, y en los municipios de Mérida (embalse romano de Proserpina), La Codosera (río Gévora) y Cheles (Gran Lago de Alqueva), entre otras localizaciones.

Nadar, hacer deporte… y navegar en aguas extremeñas. En los ríos Tajo (Parque Natural del Tajo Internacional), Alagón y Guadiana (Alqueva) existen empresas que ofertan cruceros por territorios de indudable belleza y gran valor ecológico.

Extremadura, todo un paraíso de agua dulce.  

Galería:

Te puede interesar