Destinos 

Valle del Alagón, Gata y Hurdes

Estas comarcas están salpicadas por un sinfín de piscinas naturales de aguas cristalinas que invitan al baño.

  1. Ven a Extremadura
  2. Valle del Alagón, Sierra de Gata y Las Hurdes

Comarcas de agua y monte

Estas comarcas están salpicadas por un sinfín de piscinas naturales de aguas cristalinas que invitan al baño.

Al norte de la región y lindando con las comarcas de Sierra de Gata y Las Hurdes descubrirás el Valle del Alagón, con Coria como cabecera. El casco histórico de esta ciudad está considerado Bien de Interés Cultural, por lo que es de visita obligada. Tampoco has de perderte sus famosos Sanjuanes, que se celebran cada mes de junio y son fiesta de Interés Turístico de Extremadura. Como también lo es la Encamisá de Torrejoncillo y las Carantoñas en Acehúche, que tiene lugar por San Sebastián.

Pero sin duda, este valle destaca por su orografía, que lo convierte en un destino muy apreciado por los amantes de las aves y la flora.

La miel, los ajopeces y el polen son productos típicos del Valle del Alagón. Aquí podrás, además, practicar deportes acuáticos, disfrutando a la vez de unos paisajes inolvidables, salpicados de piscinas naturales.

Igual que en la comarca vecina de Sierra de Gata, en la que los ríos y las piscinas naturales invitan a darse un baño en verano.

En esta área también es fácil observar gran cantidad de aves, aunque el animal protagonista es el lince ibérico. En sus bosques brotan cada otoño miles de setas que luego se transforman en suculentos platos. Pero en Sierra de Gata no faltan tampoco los buenos embutidos, jamones ni el cabrito. Los aceites son una maravilla, así como los quesos y los dulces caseros.

Si pasas por San Martín de Trevejo, Eljas o Valverde del Fresno no te extrañe si oyes hablar diferente. Se trata de su dialecto particular, conocido como "a fala".

La arquitectura de la zona, con su característico entramado en madera de castaño, quizás tenga su máxima representación en Robledillo de Gata, que es Bien de Interés Cultural.

Villanueva de la Sierra sirve de puerta hacia Las Hurdes. En esta comarca el agua cobra especial protagonismo, adornando el paisaje hurdano bajo múltiples formas.

Puedes recorrer sus sierras en busca de aves que avistar, y los productos de sus matanzas. Son famosos los cabritos, las castañas, los quesos de cabra, el aceite, que cuenta con la Denominación de Origen Gata-Hurdes. Y por supuesto la miel.

La arquitectura hurdana se conserva especialmente en sus alquerías, pequeños núcleos urbanos que salpican la comarca.

Galería:

Te puede interesar