Arte y cultura 

Tesoros ocultos

Poco conocidos para la mayoría de los turistas que visitan Extremadura, estos monumentos son auténticas joyas por su valor artístico y cultural.

  1. Qué hacer
  2. Tesoros ocultos

Patrimonio histórico

Poco conocidos para la mayoría de los turistas que visitan Extremadura, estos monumentos son auténticas joyas por su valor artístico y cultural.

Dólmenes, yacimientos arqueológicos, construcciones romanas, edificios religiosos, castillos y pueblos que nos hablan de la historia de la Humanidad.

Conjunto megalítico de Valencia de Alcántara. Formado por 41 dólmenes datados en el Neolítico y el Calcolítico o Edad del Cobre, es decir, entre el IV y el III milenio antes de Cristo. Es uno de los conjuntos dolménicos más importantes de Europa. Existen varias rutas señalizadas para visitar estos monumentos funerarios construidos, en su gran mayoría, con grandes bloques de granito.

Yacimiento arqueológico de Cancho Roano (Zalamea de la Serena). Palacio-santuario de origen tartésico, del siglo V a. C., en el que se han encontrado diversos objetos de culto y abalorios. Consta de tres edificios. Es recomendable visitar el Centro de Interpretación para conocer el contexto histórico y la importancia del yacimiento, considerado el más importante de Extremadura y el conjunto tartésico mejor conservado de España.

Teatro romano de Regina (Casas de Reina). La construcción más significativa de la antigua ciudad de Regina Turdulorum. Dos mil años después de su fundación, cada verano sigue acogiendo obras del Festival de Teatro de Regina y del Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Teatro romano de Medellín. Símbolo de la antigua Metellinum, se conserva en buen estado y es también escenario del Festival de Mérida. Se sitúa en un cerro, entre el castillo y la iglesia de Santiago, convertida en el Centro de Interpretación del Parque Arqueológico de Medellín.

Teatro de Medellín

Arco romano de Cáparra (Oliva de Plasencia). El único cuadrifronte (de cuatro lados) de España, localizado en la ciudad romana de Cáparra, en plena Vía de la Plata. Los peregrinos lo atraviesan en su viaje a Santiago de Compostela y, al igual que Regina y Medellín, es escenario del Festival de Teatro de Mérida.

Termas romanas de Alange. Forman parte del conjunto arqueológico emeritense, declarado Patrimonio Mundial en 1993. Su fundación se remonta al siglo III. Están integradas en un balneario, a unos 25 km de la capital extremeña.

Basílica de Santa Lucía del Trampal (Alcuéscar). Del siglo VII, es la única iglesia visigoda que permanece en pie en la mitad sur de España. Destaca la complejidad de su planta, con tres naves separadas por arquerías, un pequeño coro, crucero y cabecera en tridente (tres capillas independientes).

Monasterio de Tentudía (Calera de León). Ubicado en el punto más alto de la provincia de Badajoz (Cerro de Tentudía, a 1.100 metros de altitud), fue sede de la Orden de Santiago. Construido entre los siglos XIII y XVI, es uno de los más hermosos exponentes del arte mudéjar español.

Monasterio de Tentudía

Iglesia de San Martín (Plasencia). Guarda un excepcional retablo plateresco con pinturas del extremeño Luis de Morales. Este templo del s. XIII, de estilo románico tardío, está considerado el más antiguo de la ciudad. No tiene culto permanente y alberga un centro expositivo multimedia para disfrutar de la citada obra del ‘Divino’ Morales.

Castillo de Belvís de Monroy. Imponente fortaleza erigida en el s. XIV. Se divide en tres recintos bien diferenciados: la muralla con torreones defensivos, el castillo y las torres que delimitan su perímetro. La galería de la fachada sur, el pozo del Moro, el foso de cinco metros de anchura y las torres son los elementos más apreciados.

Castillo de Feria. Impresionante construcción cuya torre del homenaje, de planta cuadrada y ángulos redondeados, es un bello ejemplo de arquitectura gótica militar. Data de mediados del s. XV. En el interior de la torre se encuentra el Museo del Señorío de Feria.

Granadilla (Zarza de Granadilla). Este pueblo medieval, condenado a desaparecer en los años sesenta por la construcción del embalse de Gabriel y Galán, vive un proceso de rehabilitación para recuperar su esplendor. Vale la pena ver sus murallas almohades (Granadilla fue fundada en el s. IX por los musulmanes), el castillo, la Plaza Mayor y la iglesia parroquial, del s. XVI.

Granadilla

Convento El Palancar (Pedroso de Acim). Considerado el más pequeño del mundo, de tan solo 72 m2 de planta. Fue fundado en 1557 por San Pedro de Alcántara, hombre muy austero que ensalzó la pobreza y la sobriedad. “El Conventico”, como se le conoce, es un lugar de peregrinación y retiro, rodeado de naturaleza.

Ermita del Ara (Fuente del Arco). A esta maravilla del mudéjar, construida a finales del s. XIV, se le llama “la Capilla Sixtina de Extremadura” por los magníficos frescos del s. XVII pintados en su bóveda. Son 26 escenas del Génesis. La belleza de esta ermita no está solo en el interior, ya que fuera destacan su arquería mudéjar y su espadaña.

Iglesia de la Magdalena (Olivenza). Excepcional obra del estilo manuelino portugués, con elementos marineros, como columnas torneadas que parecen cuerdas de barcos, decoración naturalista y azulejos. Fue mandada construir en el s. XVI como templo y lugar de residencia de los obispos de Ceuta, cuando esta ciudad del norte de África pertenecía a Portugal.

Cristo de la Victoria (Serradilla). Imagen de tamaño natural, tallada en 1630, que se encuentra en el retablo mayor de la iglesia del convento de las Agustinas Recoletas. Es, desde hace siglos, un importante lugar de peregrinación, situado en el corazón del Parque Nacional de Monfragüe. Se trata de una de las imágenes más relevantes del patrimonio religioso extremeño.

Cristo de Serradilla

Guía de Tesoros ocultos

Galería: