Destinos 

Vegas Altas del Guadiana

Situada en el centro de Extremadura, esta comarca tiene en el regadío y la agroindustria su principal motor económico. Encontramos monumentos romanos, pueblos con un interesante patrimonio cultural, espacios naturales de gran valor y la huella de personajes que marcaron el rumbo de España.

un río de historias

Situada en el centro de Extremadura, esta comarca tiene en el regadío y la agroindustria su principal motor económico. Encontramos monumentos romanos, pueblos con un interesante patrimonio cultural, espacios naturales de gran valor y la huella de personajes que marcaron el rumbo de España.

El Guadiana vertebra una tierra fértil que, a lo largo de los siglos, ha sido un cruce de caminos para tartesios, romanos, visigodos, árabes y cristianos. Por aquí pasan dos importantes vías de peregrinación: el Camino Mozárabe de Santiago, en dirección a Mérida, y el Camino Romano, uno de los Caminos a Guadalupe, heredero de la calzada que unía Augusta Emerita (Mérida) y Toletum (Toledo).

Medellín, la Metellinum fundada por los romanos a orillas del Guadiana, cuenta con un abundante patrimonio histórico, en el que destacan un teatro romano (siglo I), que en verano acoge representaciones del Festival de Teatro Clásico de Mérida; un castillo de origen árabe que se remonta al s. X; y un puente del XVI, llamado de los Austrias o de Felipe IV, que es sucesor de uno romano destruido en 1603 por la crecida del río.

En el cerro del castillo se halla la necrópolis de Conisturgis, una de las mejor conocidas del llamado periodo orientalizante, de los siglos VII al VI a.C. y vinculada con la cultura de Tartessos.

Para conocer la historia de esta localidad, que los expertos consideran que fue la más importante de Extremadura hasta la fundación de Augusta Emerita, es recomendable visitar el Centro de Interpretación del Parque Arqueológico, situado en la iglesia de Santiago.

En este pueblo nació Hernán Cortés (1485-1547), conquistador del imperio azteca, gobernador y capitán general de la Nueva España y descubridor de la península de Baja California, entre otros hitos de indudable trascendencia histórica.

Al igual que tantos topónimos extremeños, el nombre de Medellín se repite en ciudades de América, en este caso, de Colombia, México y Argentina. Su plaza principal exhibe una estatua del metelinense más universal, como ocurre en la cercana Villanueva de la Serena con Pedro de Valdivia (1497-1553), fundador de Santiago de Nueva Extremadura (hoy Santiago de Chile) y gobernador y capitán general de Nueva Extremadura (actualmente Chile).

Testamento de Madrigalejo

Si te gusta la historia, debes visitar Madrigalejo, villa donde falleció el rey Fernando II de Aragón cuando se dirigía a Guadalupe, en 1516. En la Casa de Santa María (Monumento Nacional y museo visitable), el monarca redactó su último testamento, en el que nombró heredera a su hija Juana e hizo recaer la regencia en su nieto Carlos de Gante, futuro Carlos I de España y V de Alemania (el hombre más poderoso de su tiempo moriría en 1558 en el Monasterio de Yuste, en La Vera). En sus últimas voluntades, el Rey Católico estableció que a partir de ese momento un único monarca ceñiría, por primera vez, la corona de todos los reinos del territorio español. Por este hecho, los historiadores destacan la relevancia del testamento de Madrigalejo.

El paisaje de las Vegas Altas del Guadiana combina amplios campos de cultivo, dehesas y zonas esteparias, hábitats para un gran número de aves y todo un paraíso para el turismo ornitológico. Grullas, avutardas, sisones, ánsares, elanios, milanos reales, águilas reales, águilas perdiceras, cigüeñas negras, vencejos y abejarucos, entre otras especies, forman su variada avifauna.

Esta comarca, de hecho, alberga durante el invierno una de las mayores poblaciones de grulla común de Extremadura. Y en ella se localizan varios espacios protegidos, como el Lugar de Interés Comunitario (LIC) ‘Embalse de Cornalvo y Sierra Bermeja y las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) ‘Arrozales de Palazuelo y Guadalperales’ y ‘Colonias de Cernícalo Primilla’ de Acedera y Guareña, entre otras. 

Parque Natural de Cornalvo

La naturaleza y el patrimonio histórico son dos razones de peso para visitar Cornalvo. En este Parque Natural de 10.570 hectáreas predomina la vegetación mediterránea: encinas, alcornoques, fresnos y arbustos, como jaras, brezos, cantuesos y retamas. Aquí se encuentra el embalse romano de Cornalvo, Monumento Nacional, que conserva el dique, la torre de regulación de la salida del agua y parte de la conducción que llegaba hasta Augusta Emerita, a unos 15 km. El Parque Natural se extiende por dos municipios de las Vegas Altas del Guadiana (San Pedro de Mérida y Guareña), además de Mérida, Aljucén, Mirandilla y Trujillanos, y dispone de miradores, observatorios y rutas señalizadas.

Don Benito y Villanueva de la Serena, separados apenas por unos kilómetros, son los centros urbanos más importantes de la comarca.

En la primera de las ciudades vale la pena conocer la iglesia de Santiago, de los siglos XVI y XVII, un templo con dimensiones de catedral; la iglesia de San Sebastián, el edificio religioso más antiguo de Don Benito, de influencia románica (finales del XIV); la capilla de Nuestra Señora de Guadalupe, de estilo barroco español (s. XVI); y la ermita de Nuestra Señora de las Cruces, en la Sierra de Ortiga, dedicada a la patrona de la localidad.

Este templo, cuyo origen data de finales del XIV, es el punto de partida de La Velá, Fiesta de Interés Turístico Regional. Unos diez días antes del 12 de octubre, la Virgen es sacada de su capilla a hombros y en procesión y es recibida en la ciudad por miles de feligreses. Durante el tiempo que permanece en la Iglesia de Santiago se celebran actos religiosos y actividades culturales, musicales y gastronómicas, con un protagonismo especial para la calabaza. El 12 de octubre se despide a la Virgen de las Cruces entre aplausos, vivas y canciones en su honor y es llevada de nuevo a la ermita, una jornada que se vive en un ambiente de romería.

La memoria del Don Benito preindustrial está bien representada en el Museo Etnográfico, un edificio de principios del s. XX que fue la Casa-Palacio de los Condes de Campos de Orellana. Reúne más de 3.000 piezas de la vida de antaño: oficios tradicionales, utensilios agrícolas y ganaderos, vestimenta, juegos… Muy cerca está la Casa de la Cultura, proyectada por el arquitecto Rafael Moneo en la década de los noventa.

En Villanueva de la Serena existe un interesante patrimonio religioso y civil, en el que sobresalen la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un edificio de grandes proporciones, del s. XVI y estilo herreriano; el monasterio de San Benito o Palacio Prioral, construido por el maestre de la Orden de Alcántara, Juan de Zúñiga y Pimentel, en 1494; y el Ayuntamiento, un bonito ejemplo de arquitectura civil del s. XVI. Frente al edificio consistorial está la estatua de Pedro de Valdivia. Mucho más reciente, de 2017, es el Palacio de Congresos, de diseño vanguardista y que recuerda a una inmensa bala de paja, mimetizada armoniosamente con el paisaje.

A pocos kilómetros de la ciudad, al norte del Guadiana, se halla el castillo de Castilnovo o de la Encomienda (s. XIV), por haber sido sede de la encomienda de la Orden de Alcántara. Desde una elevación domina toda la llanura circundante, ocupada con cultivos de regadío.

En Semana Santa, los villanovenses viven con emoción la fiesta de La Carrerita, de Interés Turístico Regional, cuyo nombre proviene de la carrera que realizan los portadores de la imagen de la Virgen de la Aurora al encuentro de la imagen del Cristo Resucitado. Un recorrido de unos tres minutos por la Plaza de España, al que asisten miles de personas y que representa la alegría de los cristianos al conocer la noticia de la resurrección del Señor.

Zonas de baño naturales y Vía Verde

Para finalizar este itinerario, dos recomendaciones en contacto con la naturaleza: un paseo por las playas fluviales de Medellín (río Guadiana), Entrerríos en Villanueva de la Serena (río Zújar) y Santa Amalia (río Búrdalo); y la Vía Verde de las Vegas del Guadiana, un camino natural que comunica Villanueva de la Serena, Madrigalejo y Logrosán, en pleno Geoparque Mundial Villuercas-Ibores-Jara. Unos 57 kilómetros bien señalizados y acondicionados para que senderistas y ciclistas disfruten de un bello paisaje de dehesas, humedales y campos de cultivo.

Galería: