Destinos 

La Siberia - Reserva de la Biosfera

Esta comarca de Badajoz, declarada Reserva de la Biosfera el 19 de junio de 2019, ofrece naturaleza, patrimonio, cinco grandes pantanos para bañarse y practicar deportes náuticos, y una gastronomía auténtica.

  1. Ven a Extremadura
  2. La Siberia - Reserva de la Biosfera

Entre dehesas, sierras y embalses

Esta comarca de Badajoz, declarada Reserva de la Biosfera el 19 de junio de 2019, ofrece naturaleza, patrimonio, cinco grandes pantanos para bañarse y practicar deportes náuticos, y una gastronomía auténtica.

La Siberia da la bienvenida al visitante con sus dehesas, llanuras, sierras y grandes embalses en los ríos Guadiana y Zújar. Se trata de un territorio con una destacada biodiversidad, un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza, la pesca, la caza, los deportes acuáticos, el senderismo y la bicicleta de montaña (BTT). Su serranía forma parte de las estribaciones de los Montes de Toledo. Limita al este con las provincias de Córdoba y Ciudad Real, y al norte con la de Cáceres y, más concretamente, con un territorio que tiene otro reconocimiento de la Unesco: el Geoparque Mundial Villuercas-Ibores-Jara.

La Reserva de la Biosfera de La Siberia abarca once municipios y es la primera de la provincia de Badajoz y la tercera de Extremadura, después de Monfragüe (declaración obtenida en 2003) y Tajo Internacional (2016).

Aquí se encuentra la Reserva Regional del Cíjara, un área de 25.000 hectáreas donde viven ciervos, jabalíes, corzos y gamos, además de especies de aves protegidas, como águilas reales, buitres negros, alimoches y cigüeñas negras. Sorprende este espacio agreste, montañoso y verde que en tiempos de Alfonso X El Sabio ya era lugar de caza.

El patrimonio histórico y cultural de La Siberia no se queda atrás. Encontramos desde yacimientos prehistóricos y pinturas rupestres hasta la impronta de Roma en la antigua ciudad de Lacimurga (Navalvillar de Pela), pasando por iglesias, castillos y el abundante legado de las Órdenes del Temple y Alcántara. Merece una visita el Museo del Gigante Extremeño, en Puebla de Alcocer, dedicado a Agustín Luengo Capilla, un vecino de 2,30 metros de altura que vivió a mediados del siglo XIX.

En este recorrido por el patrimonio debemos hacer una parada en Herrera del Duque, localidad que perteneció al Ducado de Osuna y a la Orden de Alcántara y donde es perceptible su pasado señorial en varias casonas y en la Casa de la Encomienda, más conocida como Casa del Conco.

En Talarrubias destacan la iglesia de Santa Catalina de Alejandría, de estilo gótico y con elementos mudéjares y renacentistas, y la ermita del Carmen, con ornamentación rococó.

Resulta imprescindible visitar el castillo de Puebla de Alcocer, erigido sobre un roquedo a casi 700 metros de altitud, con unas vistas impresionantes de La Siberia y La Serena. Esta fortaleza del siglo XV perteneció a la Orden de Alcántara y fue encomienda o capital de estos frailes guerreros, cuya influencia fue muy importante en Extremadura. El castillo aún conserva en buen estado los muros y la esbelta y redonda torre de homenaje, de doce metros de diámetro.

Los amantes de la observación de aves tienen un destino ineludible en La Siberia. Prueba de ello son los varios espacios protegidos que existen, como las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de ‘Puerto Peña-Sierra de Golondrinos’ y ‘Embalse de Orellana y Sierra de Pela’, que es, además, Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) para la Unión Europea y Humedal de Importancia Internacional, según el Convenio de Ramsar.

Los cinco grandes embalses de La Siberia (Cíjara, García Sola, Orellana, La Serena y Zújar) hacen muy fácil la práctica de la pesca y los deportes acuáticos, como la vela, el piragüismo, el windsurf o el pádel surf. Entre las zonas de baño destacan las playas de Peloche (Herrera del Duque) y Puerto Peña (Talarrubias), ambas en el pantano de García Sola.

¿Y qué decir de la gastronomía? En una tierra donde abundan la caza y la pesca, la miel, el aceite de oliva virgen, los quesos y los productos de la matanza, entre otras exquisiteces, podemos saborear maravillas como el escarapuche de peces de río, sopas, migas, gazpachos, ajoblanco, pistos, calderetas, tasajo (guiso elaborado con carnes de caza) y dulces tradicionales como chaquetías, candelillas, canelones, flores y rosquillas.

Web de turismo de La Siberia: https://turismolasiberia.juntaex.es/

Galería: